14 diciembre 2015

Los Malfoy





Los Malfoy son una antigua y aristocrática familia de magos. Según el Directorio de Sangre Pura de comienzos de los años 30, esta es una de las familias mágicas que conservan su pureza, las conocidas como los Sagrados Veintiocho. Viven en la Mansión Malfoy, la cual ha pertenecido a la familia y ha sido heredada generación tras generación. Los Malfoy son extremadamente ricos. Todos ellos han pertenecido siempre a la casa Slytherin de Hogwarts. En los primeros borradores, eran los Spungen o los Spinks. El nombre de Malfoy viene del francés antiguo y quiere decir “mala fe”. Los Malfoy siempre han tenido la reputación  de ser poco fiables y de seguir a la riqueza y el poder ahí donde se encuentren. A pesar de su unión a los valores de sangre pura y su evidentemente fuerte creencia en la superioridad de los magos frente a los muggles, los Malfoy nunca han evitado congraciarse con la comunidad no mágica cuando les conviene. El resultado es que son una de las familias mágicas más ricas de Gran Bretaña, y se ha rumoreado durante años, aunque nunca se ha logrado probar, que a través de los siglos la familia ha manejado con éxito dinero y posesiones muggles. A través de los siglos han logrado incrementar sus tierras en Wiltshire anexando las de sus vecinos muggles y los favores que lograron atraer de la realeza les ayudaron a amasar tesoros y obras de arte muggles que iban a parar a una colección en constante crecimiento. 




Batalla de Hogwarts
Históricamente los Malfoy siempre han establecido una clara línea divisoria entre los muggles pobres y aquellos que poseen riqueza y autoridad. Hasta la imposición del Estatuto del Secreto en 1692, la familia Malfoy se movía de forma activa en los círculos de la alta sociedad muggle, y se dice que su ferviente oposición a la imposición del estatuto se debió, en parte, al hecho de que deberían abandonar esta placentera esfera de la vida social. Con ese sano sentido de autoprotección que ha caracterizado la mayor parte de sus acciones durante los siglos, una vez que el Estatuto del Secreto fue aprobado como ley los Malfoy dejaron de fraternizar con los muggles, por muy de alta clase que fueran, y aceptaron que más oposición y protestas sólo lograrían distanciarles del nuevo centro del poder: el recientemente creado Ministerio de la Magia. Dieron una vuelta de 180 grados y se volvieron tan fervientes defensores del estatuto como aquellos que lo habían defendido desde el principio, apresurándose a negar haber mantenido nunca relaciones cordiales con los muggles e incluso haber contraído matrimonio con ellos. La gran fortuna que mantienen les aseguró una considerable, y muy resentida, influencia en el ministerio durante generaciones, aunque ningún Malfoy ha aspirado al puesto de Ministro de Magia. 
Malfoy Manor
A menudo se oye decir de la familia Malfoy que nunca encontrarás a uno de sus miembros en la escena del crimen, aunque puede que sus huellas se encuentren en la varita. Independientes y con riquezas, sin necesidad de trabajar para vivir, prefieren generalmente ejercer el poder entre bastidores, y se conforman dejando que los demás hagan el trabajo duro y sean responsables de cualquier fracaso. Han ayudado a financiar muchas de las campañas electorales de sus candidatos predilectos, que se dice incluye el pago por trabajos sucios como echarle mal de ojo a la oposición. El desprecio que sienten los Malfoy por todos los muggles que no podían ofrecerles joyas o influencia y por la mayoría de sus camaradas magos, les llevó naturalmente hacia la doctrina de la sangre pura, que durante el siglo XX pareció ser su fuente más segura de poder sin límites. Desde la imposición del Estatuto del Secreto, ningún Malfoy se ha casado con un muggle ni con nadie nacido muggle. Sin embargo, la familia ha evitado la práctica un tanto peligrosa de casarse sólo dentro de un reducido grupo de sangres pura para no debilitarse ni desestabilizarse, a diferencia de una minoría de familias de fanáticos como los Gaunts y los Lestranges, y hay muchos mestizos en el árbol genealógico de la familia Malfoy.
Reunión de Mortífagos

Formaron parte de los mortífagos, grupo de seguidores y partidarios de Voldemort. Lucius y Narcisa fueron unos de sus mejores fieles, dejando su mansión como cuartel general de los mortífagos durante 1997. Draco se unió a ellos durante su sexto año en Hogwarts, construyendo una vía de entrada al castillo arreglando un armario evanescente. Pero tras su última caída en la batalla de Hogwarts, se reformaron y ayudaron a los afectados y se volvieron simpatizantes de los muggles.
J.K.Rowling ha escrito la vida en profundidad sobre Draco Malfoy. Os lo contaremos en la siguiente publicación, ¡no os la perdáis!